Inicio / Apuntes / Reflexión sobre el silencio de Eugenio Rivas en La Casa Amarilla

Reflexión sobre el silencio de Eugenio Rivas en La Casa Amarilla

Captura de pantalla 2017-10-31 a las 8.28.16
La Casa Amarilla inaugura este jueves -hasta el 21 de noviembre- una exposición de Eugenio Rivas bajo el título ‘PARAPA, PAM, PAM PAM’, en donde en esta ocasión -según la propia organización- “explora el dilatado territorio de lo sonoro para establecer una reflexión sobre el silencio. Una actitud callada que descubrimos como necesidad interior implícita a nuestro ser, cuya práctica nos devuelve al presente. En el Tao Te Ching, Lao Tse apunta que sonido y silencio se armonizan mutuamente y se engendran uno al otro según las leyes recíprocas de lo natural. De modo que quien quiera escuchar la ley del Tao puede dejar de esperar y atender al silencio.”
A través de la abstención y la reserva nos acercamos al concepto Wu Wei, que defiende la no-acción. Con esta noción taoísta se plantea un retorno a la acción espontánea “como la del niño que juega, únicamente por jugar —explica Onorio Ferrero en el prólogo al texto de Tse—, como la del viento que mueve los árboles, como la del riachuelo que corre”. Este concepto nos empuja a hacer sin esfuerzo, como el modo en el que crecen las plantas, llevando a cabo un desarrollo nuestra acción con armonía según las leyes que sustentan el equilibrio del Tao.
Esta visión abierta del mundo nos libera de prejuicios y nos acerca al modo de proceder de la naturaleza. Pablo d’Ors nos explica que este concepto chino “consiste en ponerse en disposición para que algo pueda hacerse por mediación tuya, pero no hacerlo tú directamente, forzando su arranque, desarrollo o culminación. […] De manera que no hay que inventar nada, sino recibir lo que la vida ha inventado para nosotros; y luego, eso sí, dárselo a los otros”. La verdadera sabiduría consistirá, por tanto, en actuar sin tener en cuenta los propios deseos, la voluntad propia, y aceptar nuestra realidad tal cual es. En esta difícil tarea el silencio nos predispone para la escucha, para la observación y, con ellas, para la aceptación ecuánime.
En el segundo poema del Tao Te Ching Lao Tse anota que el “sabio obra sin actuar” y “enseña sin hablar”, “crea sin esperar nada”, porque es consciente de que “todos los seres se renuevan sin cesar”. Así, “cumple su obra pero no reclama su mérito / y, precisamente porque no lo reclama / su mérito nunca le abandona”. Solo gracias a su desprendimiento y falta de pretensión logra conservar su virtud.

Eugenio Rivas (Córdoba, 1982)
Doctor en Bellas Artes, Universidad Granada, 2012; profesor de Bellas Artes en la Universidad de Málaga, donde reside.
Como fruto de su trabajo teórico ha participado en múltiples ponencias y ha publicado diversos textos sobre arte contemporáneo, así como su tesis doctoral Simulacros de verdad. Absurdo e ironía en el arte y el pensamiento de la posmodernidad. Desde 2004 ha expuesto su trabajo en numerosas muestras colectivas e individuales en España, Alemania, Bélgica, Marruecos, Túnez, Brasil, Cuba y Taiwán. Ha sido galardonado con premios de reconocido prestigio y seleccionado para diversas becas de creación e investigación. Su obra forma parte de numerosas colecciones privadas y de importantes instituciones.

Sobre Javier Cuenca

También te puede interesar

Belén Millán ofrece su original visión del caos en El Portón

La pinacoteca de la Finca El Portón de Alhaurín de la Torre acoge hasta el …

Nuevo Taller Infantil de ‘Cuentos en Miniatura’ en Estepona

El Centro Cultural Padre Manuel de Estepona acogerá la celebración de un nuevo Taller Infantil …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *