Inicio / Apuntes / ‘Exhibition’, la sutil propuesta de Joanna Hogg sobre la ruptura

‘Exhibition’, la sutil propuesta de Joanna Hogg sobre la ruptura

Javier Cuenca

El trabajo de Joanna Hogg para desarrollar esta película, para establecer su contenido y continente aparentemente hierático, obtiene un gran resultado para los amantes del cine y de la forma de rodar de realizadores como Andei Tarkovsky -dura quizás para quienes necesitan de la acción permanente como conducto de la narración-, porque ‘Exhibition’ es una película que casi congela su ritmo y la propia manera de contar la historia de la pareja protagonista, pero permite la inmersión íntima en estos mismos personajes donde el escenario es uno más del elenco.

Si bien es una película inédita comercialmente en nuestro país (como señala la plataforma Filmin, donde se puede ver ahora), la crítica ha sido generosa con ella, comparándola con el trabajo de cineastas como Michael Haneke o Richard Curtis; y lo ha sido quizás mucho más que la audiencia acostumbrada en las plataformas televisivas a propuestas más dinámicas.

A través de la narración, Hogg realiza un análisis sobre las personas y su entorno, cuando una pareja toma la decisión de vender el hogar que ha albergado su historia durante dieciocho años, con la ansiedad de la ruptura blandiendo sobre la propia pareja y del este espacio que acogía su recuerdo común. Pero Hogg no lo hace con apasionamiento ni prisas, prefiere que las circunstancias se vayan plegando de manera progresiva, dejando que se deslice el devenir de sus protagonistas.

Es una cinta que se recrea en la exquisitez con la que su realizadora afronta fílmicamente un tema ya antes trabajado en la gran pantalla, y que hace a ‘Exhibition’ una propuesta de  especial belleza: no traumatizante, no delirante pero sí contenidamente apasionada y casi minimalista. Un esfuerzo que redunda, sin duda, positivamente en el resultado expresivo.

La puesta en escena -con Viv Albertine, Liam Gillick (interpretando a la pareja), y Tom Hiddleston, Mary Roscoe o Harry Kershaw en el reparto- está soportada por un fotografía que va marcando determinantemente unos espacios de sugerente austeridad narrativa.

En definitiva, esta cita británica que oferta ahora Filmin (rodada en 2013) es un trabajo íntimo, que trata las esquinas de la incertidumbre que siempre aparece al presumir al otro, a la otra presencia, siempre predispuesta a girar con la influencia de las circunstancias.

Sobre Javier Cuenca

También te puede interesar

‘Resistencia’, el Marceau héroe de guerra, se estrena en agosto

Desde Vértigo Films han anunciado el estreno en plataformas digitales de la película «Resistencia» para …

Las películas Redbad y Fuel, premio Helios del festival NIAFFS’20

Las películas Redbad (Roel Reinè, Holanda) y Fuel (Israel González, España) han logrado el premio Helios a la Mejor …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.