La empresa malagueña Miel Sierra Bermeja cumple medio siglo haciendo ‘Oro dulce’

La empresa malagueña Miel Sierra Bermeja cumple medio siglo distribuyendo sus productos apícolas naturales en la Costa del Sol.

El paraje natural Sierra Bermeja, por sus condiciones climáticas y por su flora y fauna, tiene unas condiciones únicas en el mundo para la producción de miel. Así lo observó hace ahora medio siglo José Quirós, un vecino de Estepona aficionado a la agricultura.

Corría el año 1972 cuando este esteponero decidió dedicarse con un poco más de visión empresarial a la venta de miel que producían sus colmenas, que hasta entonces habían sido para un consumo familiar.

Ahí comienza la andadura de la Familia Quirós López con lo que hoy se conoce como Miel Sierra Bermeja, denominada el auténtico «Oro dulce» de Sierra Bermeja. En un principio, los productos que se obtenían en su pequeña fábrica se vendían en el propio domicilio o a través de ferias y exposiciones de alimentación, o incluso en mercados itinerantes.

La compañía ha vivido, incluso, los cambios de materiales y formas de cosecha que se han producido en la industria. En sus comienzos, las colmenas eran de corcho, normalmente de corteza de chaparro o alcornoque.

Actualmente, las colmenas son de madera con los marcos extraíbles. Esto ha facilitado la labor del apicultor a la hora de conseguir el producto.

Lo que no ha cambiado Miel Sierra Bermeja, a lo largo de sus 50 años de vida, es su calidad, que sigue siendo igual que el primer día. La empresa familiar lleva la tradición y la artesanía como seña de identidad.

Valores con los que ha conseguido unos productos apícolas naturales, cosechados con el máximo mimo. Una miel singular, con una calidad excepcional, directamente desde las abejas al hogar de los consumidores.

«El oro dulce que producen nuestras colmenas es el resultado de un proceso completamente artesanal, al que dedicamos todo nuestro esfuerzo y cariño», explica Javier Quirós, apicultor y propietario junto a sus hermanos, de Miel Sierra Bermeja.

«Miel, polen, jalea real y productos derivados de la apicultura de una manera artesanal y sostenible, con la que aportamos un valor ecológico y diversidad al entorno», añade Quirós.

Un proceso de modernización

Ya en el año 2007, una nueva generación asume el relevo de Miel Sierra Bermeja y comienza un proceso de modernización de la empresa. Los actuales propietarios, hijos del fundador José Quirós, actualizan los sistemas de distribución y adaptan la empresa a la nueva normativa alimentaria. 

Desde entonces y hasta ahora, la empresa viene experimentando un crecimiento paulatino y seguro, con distribución en la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar, siempre fomentando la compra de cercanía. La empresa apuesta por el comercio local y por eso fomenta la distribución de Miel Sierra Bermeja a través de un centenar de tiendas de barrio de Estepona, San Pedro, Marbella, Valle del Genal, Benahavís, Casares y otros pueblos de la Costa del Sol. En Campo de Gibraltar también están en San Roque y La Línea de la Concepción, entre muchos otros.

Cuatro décadas dedicados al sector apícola hacen conseguir a Miel Sierra Bermeja unos productos excelentes por sus características, sabores, olores y cualidades. «Los establecimientos locales que cuentan con nuestras mieles conocen a la perfección las propiedades y cualidades de cada producto y pueden ofrecer una venta totalmente personalizada», opina Javier Quirós.

Más recientemente, la empresa ha empezado a expandir su negocio internacionalmente. La compañía ha comenzado a comercializar Miel Sierra Bermeja fuera de España, sobre todo a países árabes del mediterráneo, de gran tradición en consumo de miel y sus derivados.

El entorno, un factor esencial en la calidad de Miel Sierra Bermeja

La cercanía de la Costa del Sol occidental con el Estrecho y el mar, los movimientos de viento y la masa vegetal de Sierra Bermeja, hacen de la zona un entorno especial para elaborar las mieles, polen y jalea real de Miel Sierra Bermeja. Un lugar único para la producción de una miel de extraordinaria calidad.

La rareza de su composición mineral geológica, de Sierra Bermeja, unido a su aislamiento geográfico, hace que la flora de la montaña esté compuesta casi íntegramente por endemismos (especies de distribución en esta única zona). Esto se refleja, por ejemplo, en la miel de mil flores. La diversidad de emplazamientos de las colmenas de Miel Sierra Bermeja hace de la miel de mil flores un producto muy especial. Aglutina néctares recogidos por las abejas de plantas diversas como brezos, cantuesos, madroños, retamas, eucaliptos, tomillos y muchas más variedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *