Inicio / Apuntes / ‘M’, de Zauberman, de los abusos y el silencio del mundo religioso

‘M’, de Zauberman, de los abusos y el silencio del mundo religioso

Javier Cuenca

No cabe duda de que el documental que escribe y dirige Yolande Zauberman pone sobre la pantalla un tema que -aunque sabido- prefiere no comentarse. Es cierto que las religiones (especialmente las monoteístas) casan mal el sexo con la propia religión y se amparan, casi todas de la misma manera y con normas antinaturales parecidas, en el silencio cuando la naturaleza ejerce en el proceso de desarrollo del ser humano y lo ‘castra’ de raiz.

No obstante, y bien conocida la ya vieja ‘matraca’ de la virginidad y de lo pecaminoso (es decir: ‘malo’) de la unión entre dos seres siempre que no piensen exclusivamente en la procreación; existen vericuetos que se guardan en el ‘secreto sumarial’ del sacerdocio de todas ellas, y ahí aparece la pedrastria y el abuso que no se difunde exclusivamente por miedo; un tema que Yolande Zauberman toma sin tapujos y mirándole a la cara, después de que ella conociera el relato de un hombre que fue víctima de esos abusos sexuales en la niñez, y que consiguió grabar la confesión de uno de sus agresores.

El título ‘M’ es un ‘guiño’ a Frtz Lang, y se introduce en el ‘espeso’ (religiosamente hablando) mundo de los haredi, los ultraortodoxos judíos que habitan la localidad de Beni Brak, muy cercana a Tel Aviv.

Premio Especial del Jurado de Locamo y a la Mejor Dirección en el Festival de Sevilla, ambos en 2018, ‘M’ es una cinta no tanto esclarecedora (lamentablemente vemos el caso de abusos a menores desde las direcciones de las religiones mayoritarias en el mundo con diaria frecuencia), como valiente. Filmada en un cara a cara que deja a todo este integrismo presuntamente celestial sin razón ni justificación alguna, y que los tribunales civiles del mundo tratan con parsimonia y casi con cierta benevolencia.

Desde luego, el espectador no puede salir de ver este documental sin una mezcla de sorpresa, rabia y asco que alimenta la impotencia existente en la radicación de estas prácticas antihumanas, vejatorias y que marcan a miles de personas a lo largo de toda su vida.

Sobre Javier Cuenca

También te puede interesar

A la venta el libro ‘Comunidad canalla’, de Javier Cuenca

A finales este mes de julio sale a la venta el libro «Comunidad canalla», una …

La AVVA defenderá los intereses de los alojamientos rurales

La Asociación de Viviendas Turísticas de Andalucía (AVVA) ha incorporado la función de representación y …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.