Inicio / Apuntes / ‘M’, de Zauberman, de los abusos y el silencio del mundo religioso

‘M’, de Zauberman, de los abusos y el silencio del mundo religioso

Javier Cuenca

No cabe duda de que el documental que escribe y dirige Yolande Zauberman pone sobre la pantalla un tema que -aunque sabido- prefiere no comentarse. Es cierto que las religiones (especialmente las monoteístas) casan mal el sexo con la propia religión y se amparan, casi todas de la misma manera y con normas antinaturales parecidas, en el silencio cuando la naturaleza ejerce en el proceso de desarrollo del ser humano y lo ‘castra’ de raiz.

No obstante, y bien conocida la ya vieja ‘matraca’ de la virginidad y de lo pecaminoso (es decir: ‘malo’) de la unión entre dos seres siempre que no piensen exclusivamente en la procreación; existen vericuetos que se guardan en el ‘secreto sumarial’ del sacerdocio de todas ellas, y ahí aparece la pedrastria y el abuso que no se difunde exclusivamente por miedo; un tema que Yolande Zauberman toma sin tapujos y mirándole a la cara, después de que ella conociera el relato de un hombre que fue víctima de esos abusos sexuales en la niñez, y que consiguió grabar la confesión de uno de sus agresores.

El título ‘M’ es un ‘guiño’ a Frtz Lang, y se introduce en el ‘espeso’ (religiosamente hablando) mundo de los haredi, los ultraortodoxos judíos que habitan la localidad de Beni Brak, muy cercana a Tel Aviv.

Premio Especial del Jurado de Locamo y a la Mejor Dirección en el Festival de Sevilla, ambos en 2018, ‘M’ es una cinta no tanto esclarecedora (lamentablemente vemos el caso de abusos a menores desde las direcciones de las religiones mayoritarias en el mundo con diaria frecuencia), como valiente. Filmada en un cara a cara que deja a todo este integrismo presuntamente celestial sin razón ni justificación alguna, y que los tribunales civiles del mundo tratan con parsimonia y casi con cierta benevolencia.

Desde luego, el espectador no puede salir de ver este documental sin una mezcla de sorpresa, rabia y asco que alimenta la impotencia existente en la radicación de estas prácticas antihumanas, vejatorias y que marcan a miles de personas a lo largo de toda su vida.

Sobre Javier Cuenca

También te puede interesar

Lanzan una agenda web de conciertos en casa por streaming

ConciertosenCasa.com es un nuevo sitio web que presenta en forma de agenda, en una sola …

‘Málaga 451’, pospuesto hasta septiembre, trae a John Banville

La Térmica, ha anunciado que el festival literario ‘Málaga 451: La Noche de los Libros’, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.